LA DOCUMENTACIÓN HISTÓRICA EN AQUEL VIERNES DE JULIO

“Aquel viernes de julio” es una novela de ficción. Borja Quincoces, Lalo Falcón, Chari,  el doctor Inchausti, Baldomero, Luis Tellería, la familia Villarrasa y demás personajes, son fruto de la imaginación del autor. No obstante, sí que se realizó una extensa documentación histórica para dar credibilidad a la narración.

La primera fuente de información ha sido la entrevista con personas testigos de los hechos. Se organizaron tres meriendas con pacientes de la Unidad de Optimización de la Farmacoterapia en la que el autor ejerce profesionalmente. Estas entrevistas fueron grabadas, previa autorización de los asistentes, para recoger testimonios de aquellos tiempos. Ni qué decir tiene la emoción de aquellas narraciones, que además supusieron sin duda, contraer una deuda moral con los que acudieron para, de alguna forma, ofrecerles un pequeño homenaje a sus memorias, aunque fuese en forma de ficción. También han colaborado empleados de algunos de los lugares que hoy aún existen y que aparecen

La segunda fuente más importante fuela lectura. Muy importante ha sido la excelente hemeroteca de ABC de Sevilla en Internet: www.hemeroteca.abcdesevilla.es . Este periódico tiene todas sus ediciones originales en su página web. Gracias a ello, los personajes de la novela pudieron leer las noticias de forma fidedigna, con el lenguaje auténtico en el que se publicaba en aquella época.

De Internet se obtuvieron otras informaciones, como el calendario lunar de aquella época, que se consultó en www.tutiempo.net/luna/fases.htm , página en la que con solo poner el día, dice cómo erala luna. Por cierto, la guerra civil comenzó un sábado de luna llena.

Los horarios en los que suceden las acciones han sido tenidos en cuenta de acuerdo a los que existían por aquel tiempo, en el que se acomodaba al solar. Por tanto, en una novela que se desarrolla en verano, hay una diferencia de dos horas respecto al horario actual en esa estación.

En cuanto a los libros consultados, el fantástico libro Del golpe militar a la guerra civil. Sevilla 1936, escrito porJuan Ortiz Villalba, y del que reclamo una urgente reedición, fue una pieza básica, así como las conversaciones con el autor, que aportó muchos consejos y evitó no pocas meteduras de pata.

Los libros de Nicolás Salas Morir en Sevilla, así como La guerra civil en Sevilla, también han servido para estudiar aquella época difícil, así como otras obras históricas y colecciones fotográficas que reviven esos tiempos.

Otra lectura que ha sido esencial a la hora de escenificar la atmósfera de esos años, fue A sangre y fuego, del extraordinario periodista sevillano,Manuel Chaves Nogales, hoy recuperada su obra gracias al ingente trabajo investigador de María Isabel Cintas.

Para saber plasmar tiempos de cambio, fue de mucha utilidad, la lectura de Romanticismo, de Manuel Longares, gracias a los consejos de mi maestra Raquel Campuzano en Taller de Palabras www.tallerdepalabras.com.

Se ha tenido en cuenta el callejero de la ciudad como era en aquel momento, los edificios principales, los bares de la época, en especial aquel Bar El Sport, cuyo legendario azulejo ilustra la preciosa portada realizada por los diseñadores de la editorial Anantes.Lafinca de Las Carrascas no existe, al menos donde el autor la localiza, y se inspiró en otras casas del Aljarafe sevillano para tratar de plasmar una hacienda dedicada al olivar.

Muchos personajes secundarios o nombres que aparecen, son muchos verdaderos y extraídos de los libros anteriormente citados. No obstante, las secuencias que protagonizan, tal y como se describen, corresponden a la imaginación del autor.

3 pensamientos en “LA DOCUMENTACIÓN HISTÓRICA EN AQUEL VIERNES DE JULIO

  1. TENGO 10 Ó 15 LIBROS DE NUESTRA GUERRA INCIVIL. ESTE LO
    HE LEIDO DE UN TIRÓN. ENHORABUENA D. MANUEL.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *